Artículos de Luis Martínez Aniesa

Restos de la batalla

Publicado por el 6 Oct 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Restos de la batalla

«Todos los alrededores estaban cubiertos de fragmentos de cascos y corazas, tambores rotos, grupos de cañones, jirones de uniformes y estandartes teñidos de sangre. En este lugar desolado yacen treinta mil cadáveres a medio devorar junto a una pila de esqueletos que coronaba una de las colinas y sobredimensionaba el conjunto. Parece como si la Muerte hubiera colocado aquí su trono». El general francés Philippe de Ségur describe el campo de batalla de Borodino, en 1812, al volver a pasar por él dos meses después durante la retirada de las...

lea más

Mecenas y el arte

Publicado por el 22 Sep 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Mecenas y el arte

El Renacimiento supone una nueva forma de entender el arte. Las artes liberales ya no están controladas por los gremios, sino bajo la protección de los príncipes y la burguesía. Nacen, así, los mecenas, como las familias Medici, Rucelli, Tornabuoni o Pazzi. Aparece la figura del artista genial, lejano al simple artesano, por lo que se abandona definitivamente el anonimato y los artistas firman su obra. Sin embargo, surge el taller del maestro, que controla el acceso a la profesión de los oficiales y aprendices, y que es quien recibe los...

lea más

Las invasiones bárbaras

Publicado por el 1 Sep 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Las invasiones bárbaras

El período de las grandes migraciones (en la historiografía tradicional europea también se han denominado invasiones bárbaras o migraciones germánicas) es un período situado entre los siglos III y VII d.C que afectó a extensas regiones de la zona templada de Eurasia, y que acabó provocando la caída o desestabilización de grandes imperios consolidados como los imperios Romano de Occidente (Roma), Sasánida (Persia), Gupta (norte de la India) o Han (China). Los hunos eran un pueblo nómada procedente de la zona de Mongolia, que empezó a emigrar...

lea más

Un mundo (in)feliz

Publicado por el 18 Ago 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Un mundo (in)feliz

La realidad del mundo actual (por lo menos en una parte de éste) parece que se acerca a algunas predicciones literarias distópicas de mediados del siglo XX y hay discusiones de si estamos viviendo el mundo que imaginó Orwell o el que imaginó Huxley. En el 1984 de Orwell la dominación del pueblo por las élites se basaba en el miedo y en Un mundo feliz de Huxley el control era por el deseo: distracción y entretenimiento a través del consumo. Quizás el que se haya acercado más a su predicción sea Huxley, pero quizás no pensó que la adición a la...

lea más

Troyanos

Publicado por el 4 Ago 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Troyanos

Son los esfuerzos nuestros, de los desventurados, son los esfuerzos nuestros como los de los troyanos. Algo conseguimos; nos reponemos un poco; y empezamos a tener coraje y buenas esperanzas. Pero siempre algo surge y nos detiene. Aquiles en el foso enfrente a nosotros sale y con grandes voces nos espanta. Son los esfuerzos nuestros como los de los troyanos. Creemos que con decisión y audacia cambiaremos la animosidad de la suerte, y nos quedamos afuera para combatir. Mas cuando sobreviene la gran crisis, nuestra audacia y decisión...

lea más

Entorno incomparable

Publicado por el 21 Jul 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Entorno incomparable

El tiempo pasa tan rápido que los edificios vibran, se mueven (o será por la tuneladoras del metro) y la ciudad se transforma sin que podamos evitarlo. Los que cambian cada noche la ciudad lo hacen por una razón, por un motivo: que no te puedas pararte para pensar, el que una mañana tú seas la víctima y a la siguiente el asesino te van a alejar del verdadero problema. Tú no eres mas que un pequeño animalito que se adaptará para sobrevivir en la ciudad que ellos construyan para su propio beneficio.

lea más

Foro de Augusto en Roma

Publicado por el 7 Jul 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Foro de Augusto en Roma

Siguiendo el ejemplo de César, su hijo adoptivo, Augusto, edificó su foro formando escuadra con el de su antecesor y reservando el extremo preferencial de la plaza al templo que había prometido a Mars Ultor (Marte Vengador) en vísperas de la batalla de Filipos (42 a. C.), donde luchó contra los asesinos de su padre. Las construcciones empezaron en el año 31 a.C. después de un considerable trabajo de demolición. Treinta años después, en el 2 a.C., el proyecto fue ultimado y se pudo inaugurar. Por lo pronto, dos novedades quedaron consagradas:...

lea más

Ofelia

Publicado por el 22 Jun 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Ofelia

Donde hallaréis un sauce que crece a las orillas de ese arroyo, repitiendo en las ondas cristalinas la imagen de sus hojas pálidas. Allí se encaminó, ridículamente coronada de ranúnculos, ortigas, margaritas y luengas flores purpúreas, que entre los sencillos labradores se reconocen bajo una denominación grosera, y las modestas doncellas llaman, dedos de muerto. Llegada que fue, se quitó la guirnalda, y queriendo subir a suspenderla de los pendientes ramos; se troncha un vástago envidioso, y caen al torrente fatal, ella y todos sus adornos...

lea más

Picasso, el viaje del Guernica

Publicado por el 9 Jun 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

Picasso, el viaje del Guernica

Guernica de Picasso es una de las obras más conocidas, reproducidas, admiradas y reinterpretadas de la historia del arte, y un icono del siglo XX. Creado originalmente para la Exposición Internacional de París de 1937 como elemento de propaganda en favor de la Segunda República Española, este cuadro fue puesto más adelante al servicio de los refugiados de la Guerra Civil. Después de la Segunda Guerra Mundial, quedó depositado en el MoMA de Nueva York y se convirtió en un símbolo del arte moderno. El Guernica ha sido una obra muy viajera: de...

lea más

El silencio de las sirenas

Publicado por el 26 May 2019 en Luis Martínez | 0 comentarios

El silencio de las sirenas

  En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas, les hizo olvidar toda canción. Ulises (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él estaba a salvo. Fugazmente, vio primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios...

lea más