Ora pro nobis

Me llama la atención el éxito que cosecha un moderno centro cultural de la aldea, un uso popular del que pocos centros gozan. Correteando por sus pasillos puedes encontrarte niños de todas las edades, desde los que van en cochecitos hasta los que usan ya bicicletas; obviamente los jubilados somos mayoría, pero también hay decenas de jóvenes ocupando sus bancos y dando...

Más información

Juguetes de playa

¡Joder! ¡Vaya juguetes que se ha traído este niño a la playa para jugar en la...

Más información

La ermita del Monte Faro

Durante decenios, quizá centurias, los marineros de este pueblo han utilizado esta ermita para dominar los vientos. Cuando el nordés soplaba con fuerza y los pataches no podían zarpar, subían hasta la ermita y le daban vuelta a una determinada teja, al día siguiente el viento había rolado y podían sus veleros hacerse a la mar. La primera vez que oí la historia, igual que...

Más información

El regreso

… Itaca te brindó tan hermoso viaje. Sin ella no habrías emprendido el camino. Pero no tiene ya nada que darte. Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado. Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, entenderás ya qué significan las Itacas. Itaca, de C. P....

Más información

Cementerio

Cada pueblo, cada ciudad tiene su propia personalidad, pero quizá, sólo quizá, sean los cementerios de cada población el espejo donde mejor se refleja el alma de sus pobladores. Hay cementerios urbanos, con calles y avenidas, llenos de sepulturas diseñadas para destacar por encima de las de sus vecinos, tratan de mostrarnos la “grandeza” de sus difuntos, obviando su...

Más información

Te escribo desde un puerto

Te escribo desde un puerto.         La mar salvaje llora. Salvaje, y triste, y solo, te escribo abandonado. Las olas funerales redoblan el vacío. Los megáfonos llaman a través de la niebla. La pálida corola de la lluvia me envuelve.         Te escribo desolado. A Pablo Neruda, de Gabriel...

Más información

La muerte

Dicen los que saben de esto que ningún ser vivo, salvo el hombre, es consciente de su propia finitud. Los animales se mueren, pero no saben que van a morir. Yo no deseo ponerlo en duda, pero esta semana he sido testigo de una muerte que me está haciendo reflexionar. Mientras estaba yo fotografiando a los percebeiros en su trabajo apareció un calderón, se dirigía hacia...

Más información

La Santa Muerte

… Te pido aquí y ahora, mi Adorada, que arrojes un manto de protección sobre mi vida y la vida de quienes a mi se allegan, protégenos de todo mal y cuida aquello que sea digno de tu vigilia, madre santa, repele y aleja a la mayor distancia posible todo aquello que venga a dañar y a destruir, permite que pueda vivir en tranquilidad …...

Más información