Agoreros de infortunios

No hace ni diez días, los agoreros de infortunios declaraban el “fin de las estaciones”. Nos condenaban a un verano perpetuo, nos mortificaban con una nueva maldición bíblica, condenándonos a una existencia en un infierno de sudores, sin aguas que aplacaran nuestra sed, sin un aire limpio con el que purificar nuestros pulmones.

Y decía que no han trascurrido ni diez días y hoy todos miramos al cielo, como esta estatua pétrea, observando el lento transcurrir de los nubarrones, las tormentas, la lluvia, el granizo y, hasta, la nieve.

Y me pregunto de dónde nos viene esta tendencia a ser tan agoreros, de verlo todo negro, la botella siempre vacía, el mal venciendo al bien; pero sobre todo me pregunto por qué somos tan vanidosos que nos creemos los amos del mundo, menospreciando el poder de la naturaleza.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: